HISTORIAS CON VALOR

En Laboratorios Servinsumos nos destacamos por nuestros valores corporativos:

Trascendencia. Contribuimos al desarrollo de las personas y la sociedad, dejando una huella en sus vidas por medio de nuestro ejemplo de entrega, perseverancia y humildad.

Respeto. Comprendemos las diferencias, escuchamos y valoramos los diversos puntos de vista.

Integridad. Actuamos con honestidad y lealtad, siendo congruentes con nuestros principios, firmes en nuestras acciones y cumpliendo nuestras promesas.

Pasión. Generamos un ambiente entusiasta, alegre y proactivo, a través de nuestro actuar.

Solidaridad. Actuamos con espíritu de servicio y trabajo en equipo, buscando el desarrollo de nuestro entorno.

 

Si me hubieran dicho hace 24 años como me veía en un futuro, hubiese dicho algo como esto…

Mi historia con Laboratorios Servinsumos S.A., inicio el día 21 de noviembre de 1994, por cosas del destino me entere de la vacante, mi jornada laboral iniciaba a las 4 am, con una rutina muy marcada la cual no podía extenderme ni salir por siquiera un milímetro de ella, ya que mis cuatro hijas requerían de mi atención, apoyo y compañía.

En el corre corre del nuevo empleo y mi hogar fui viviendo experiencias que hoy por hoy definen quien soy, como persona, como trabajadora y como mujer.

Les voy a contar un poco de ellas, presta mucha atención ya que es una historia de 8.760 días y resumida en un escrito que seguramente me faltará papel y lápiz, para que puedan comprender lo que compartí y viví en una valiosa empresa junto a seres que vi crecer, que me tendieron la mano y por qué no decirlo que midieron mi paciencia.

Vi desde los cimientos como evoluciono no una edificación si no una familia, cuando estábamos ubicados en la 34 con caracas, con tan solo 9 personas, me sentía a gusto de poder apoyar y brindar con el fruto de mis manos, los servicios y capacidad laboral que se requería, desde allí ya se veía venir el crecimiento de esta familia, con el tiempo nos trasladamos a la 63 con 30, luego a la 76 con 16 donde duramos varios años,  pero la presión de expandirnos nos hizo adquirir el edificio continuo, poco  a poco creció la estructura y las personas que han dejado huella en mí.

Tengo recuerdos muy gratos de grandes compañeros, que me brindaron apoyo y solidaridad en varias etapas de mi vida, entre esos bellos recuerdos está el que a tres de mis hijas les abrieron las puertas de esta empresa desde muy temprana edad, las acogieron con respeto, admiración e integridad, tanto que a una de ellas, Liliana le permitieron crecer profesionalmente, hoy en día es una gran mujer que tiene un vínculo especial con esta organización.

Otro de estos memorables recuerdos es cuando mi hija Liliana, paso por una situación delicada de salud y a contrario de muchas empresas en donde se les enseña a separar lo personal de los laboral a su personal, Laboratorios Servinsumos me ayudo con palabras de ánimo, contactos médicos, medicamentos, ausencias para atender esta situación y sobre todo estuvieron muy pendientes de la evolución de mi hija, situaciones como estas es donde te permiten sentir que haces parte de una familia real.

Pero no todos son recuerdos nostálgicos, también viene a mi mente ese paseo de ensueño cuando fuimos a Cartagena, Servinsumos nos atendió como herederos de una familia llena de valores y calidad humana, entre risas, viajes en lancha y deliciosos manjares, se fueron forjando lazos de amistad con varios compañeros; como no mencionar también esos asados donde compartimos momentos muy especiales con todas las personas de esta gran familia.

Así año tras año he aprendido, he compartido, he sido testigo de cómo ha evolucionado esta familia, compartiendo con bellas personas que han pasado por ella.

Si pudiera, escribiría paso a paso con aciertos y desaciertos varios sucesos que han marcado estos casi 25 años de trabajo, es difícil, me extendería aún más, sin embargo, muchos de esos acontecimientos los llevo conmigo en el corazón.

A lo largo de este tiempo, aprendí que el trabajo se convierte en una parte muy importante de la vida, que sin él no tendría lo que tengo ahora como es: una familia maravillosa a la cual junto con mi esposo sacamos adelante, una casa maravillosa, la casa que siempre soñé y que con la ayuda de  Servinsumos se ha hecho posible, una estabilidad emocional y también económica.

Quisiera mencionar y dar gracias a cada una de las personas que integran esta familia, pero lo hago en general; gracias a la familia Rojas Anaya y a la familia Rojas Villamizar (familia pionera de Servinsumos), muchas gracias por su apoyo incondicional, por su amor, por su paciencia y por encima de todo esto por edificarme como mujer trabajadora y luchadora en la que me convertí.

A la Sra. Alicia quien llego un año después de mi inicio en Servinsumos, la admiro,  ha sido una persona muy especial en mi vida, una directriz y soporte en muchos aspectos tanto personales como laborales, siempre escuchando mis palabras y ayudándome de la mejor manera posible, sinceramente le doy gracias a Dios de haberla puesto en mi camino.

Dicen que el verdadero motivo por vivir es el don de servir y hoy considero que he dado todo de mi para ofrecer a quien me rodea una sonrisa, comodidad, apoyo y mil cosas más, agradezco a la vida, a mi familia y sobre todo a Dios porque en este trayecto siempre me ha dado fuerzas para estar frente a mis compromisos y a mi labor, quiero pensar que no es un adiós si no un hasta luego, porque en la historia de Analida Scarpetta Servinsumos estará muy marcada.

Gracias, muchas gracias………..